Cape Epic 2017 una conquista de 4 Dominicanos – David Fernandez

¿De donde surge ir al Cape Epic 2017?
El Cape Epic 2017, realmente surge al final del Cape Epic 2015, en aquella ocasión, mi partner en ese evento, Mikael Schad, me dice, ¿” oye cuando volvemos?” Por circunstancias de cómo conseguimos los cupos para el evento, no termine yendo con Mikael, sino con Francisco Izquierdo.

Este evento para mí, es el mejor evento de MTB de endurance que se organiza en el mundo. Yo he participado en unos cuantos, La Ruta de los Conquistadores 2008 & 2011, Transrockies, 2010, Transalp 2012 & 2013, Cape Epic 2015 y Titanes del Trópico 2015 en adición a varios Suvivors en Puerto Rico.

¿Cual fue el entrenamiento requerido para tal evento?

El entrenamiento lo empecé en julio del 2017. Para la preparación tome como referencia el entrenamiento que había hecho para el evento en el 2015. Eso ayudo, ya que no estaba empezando de cero el programa. También utilice información de programas de entrenamientos específicos para eventos de endurance. Durante esos 8 ½ meses monte 586 horas (¡casi 25 días de 24 horas!), 10,823km y 118,032 metros de acenso.

                                2016                                                                                              2017
                                Julio        Agosto       Sept.       Octubre        Nov.        Dic.       Enero        Febrero         Marzo           Total
Horas                      57             73              68             60                49           76           88                87                 28                586
KM                        1,050         1,435        1,299        1,062            953       1,385      1,490          1,619             530          10,823
Metros Acenso   9,180        12,362      11,755      14,333        10,631    15,496   20,509        17,763          6,003      118,032
¿Como fue el traslado de RD a África? Danos tu anécdota de lo que paso.

Inicialmente teníamos previsto salir el martes 14 de marzo 2017 de Santo Domingo, vía New York, Paris y finalmente Capetown (Ciudad del Cabo), ¡un recorrido de más de 48 horas entre vuelos y aeropuertos!

 

Pero como todo se extrema, se presentó una tormenta de nieve que iba a llegar a Nueva York el martes, tuvimos que salir el lunes hacia Nueva York, y pasarnos 1 día en Paris antes de continuar, al final duramos 3 días para llegar a Capetown. Para más colmo no llegaron ni mis 2 bultos ni la maleta de la bici. Al día siguiente tuvimos que ir 4 veces al aeropuerto y los bultos llegaron en un vuelo por un lado y la bici llego en otro vuelo. ¡Al compañero Mikael nunca le llego su bici y tuvo que comprar una nueva allá!

 

¡Para regresar, fue Capetown – Ámsterdam, Ámsterdam – ¡Nueva York y Nueva York – ¡Santo Domingo, más de 48 horas corrido! ¡Realmente Capetown queda literalmente del otro lado del mundo!

 

Cuéntanos de la relación con tus compañeros de equipo? ¿Quien fue tu pareja, como se manejaban y el entrenamiento juntos?

Mi compañero fue en esta ocasión fue Francisco Izquierdo. Francisco y yo nos conocimos en el MTB hace varios años. Tenemos experiencia en haber competido y entrando anteriormente, para los Transalp 2012 y Transalp 2013. Para los entrenamientos estábamos bastante sincronizados, casi siempre ibas en las mañanas y hacíamos rutas por la zona de Haina/San Cristóbal. Luego los fines de semanas usualmente hacíamos fondos o los sábados y domingos. Al final nos sentíamos bastante confiados de que estábamos bien entrenados para el evento.

 

Cuéntanos de la primera etapa y la etapa para ti fue la más difícil?

 La 1era etapa, no es el primer día de competencia, ya que el Cape Epic son 1 prólogo y 7 etapas, 8 días. La Etapa 1 una, en papel no parecía una etapa complicada 101km, 2,300m de desnivel positivo y nos daban 9 horas ½ para completar. Al inicio así fue, para la mitad de la carrera llevábamos un ritmo para terminar en menos de 8 horas. ¡Pero lo que no tenían guardado para la segunda mitad fue muy fuerte! ¡En adición a esto, la temperatura llego alcanzar los 43-44 grados Celsius! Había una subida de aproximadamente 5kms, que la mayoría fue a pie empujando la bici, y luego un “downhill” de 5kms del otro lado. En el camino nos fuimos encontrado con parejas tiradas debajo de maticas buscando sombra. Luego del 3er oasis, y luego de varios chapuzones de agua con mangueras y cubetas en el recorrido, pudimos retomar el ritmo y finalmente terminar en casi 9horas el recorrido. Para los que usan Strava, ¡mi “Suffer Score” fue de 654!! El más alto que he tenido en todo el tiempo que tengo montando bici.

 

 

¿Que te motivo a no rendirte?

 ¿En una palabra? ¡Compromiso! Compromiso con el compañero, antes que nada. Al ser una carrera en pareja, siempre tienes que tener en mente que si te rindes te estas rindiendo por ambos.

¡Y definitivamente el evento nos puso a prueba! Después de la 1era etapa, a Francisco y a mí, nos comenzaron a hacer ampollas en los talones. Aunque nos los aliviábamos a diario, todos los días iban empeorando, ¡era una carrera para ver cuando los pies no daban más! Caminar con la bici, era una tortura, esto nos obligaba a tener que tratar de subir todo lo que apareciera, huyéndole al dolor. En algunas ocasiones, hasta los zapatos nos quitábamos para poder caminar sin dolor.

Ya el ultimo día, faltando 85km para terminar, cuando llegamos al área de salida que trate de pedalear, cada rotación del pedal era una tortura. Le dije a Izquierdo, “No sé si pueda terminar, no aguanto el dolor”, Para este día, ya los pies se me habían hinchado, porque se me habían infectado las ampollas y no me entraban bien en el zapato. Mirando hacia abajo, pensando que hacer para aliviar el dolor, pensé hasta cortar un pedazo del zapato, se me ocurrió la idea de sacarle las plantillas a los zapatos. ¡Así los pies entraban mejor y por lo menos podía pedalear!

Al final, dure más de 1 mes usando Crocs y sin poder montar en lo que se mejoraban los pies.

 

¿Que sentiste al cruzar la meta en la última etapa?

 ¡Para ser sincero lo primero que me paso por la cabeza fue que ya por fin me podía quitar los zapatos y no tener que volverlos a usar! (de hecho, los deje botado en Capetown) Pero también un sentimiento que no se puede describir, solo el que haya hecho este tipo de eventos, que te lleva al límite, puede entender ese sentimiento.

 

¿A quienes le das las gracias?

 Primero tengo que dar las gracias a mi familia, especialmente a mi esposa, que tuvo que soportar todos esos meses de entrenamientos, madrugones, no poder salir porque había que entrenar, etc.. ¡Realmente son los más sacrificados en todo esto!

A mi partner, Francisco, sin su empuje tanto en los entrenamientos como durante el evento, nunca hubiera llegado a la meta.

A los muchachos, Felito, Ian, Fonso, Mikael, que me acompañaron en muchos de los entrenamientos, y con su apoyo y motivación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *