Respetar al ciclista: es un deber de todos

La tragedia del compañero Raúl Esmil Tapia, amigo y miembro del equipo santiaguero de ciclismo Montero V2C, se suma a la larga lista de accidentes de tráfico que involucran a ciclistas. Raúl falleció el pasado 28 de julio en la Circunvalación Norte de Santiago de los Caballeros, atropellado por un camión mientras realizaba su entrenamiento en bici.

En todos los casos, y más cuando concluyen en la muerte, los ciclistas reaccionamos con ira y buscamos responsables de la ida a destiempo de nuestros compañeros y compañeras. Sin duda, hay motivos más que suficientes para elevar nuestras voces y exigir que los conductores nos protejan y para demandar que se establezcan los medios suficientes de protección al ciclista.

Con esto en mente, empecemos por hacernos las siguientes preguntas: ¿Por qué se originan los accidentes de tránsito a ciclistas en las distintas vías públicas [1]? ¿Es una cuestión de conciencia, educación, legislación? ¿O de todas a la vez?

Muchos coincidirán en que la falta de educación vial de los conductores, expresada en un sistemático irrespeto al ciclista es una de las causas fundamentales de accidentes. El componente de educación y conciencia vial es evidente tanto en nuestro país como en otras partes del mundo. Como ejemplo de esto podemos mencionar las quejas frecuentes de nuestros compañeros ciclistas dominicanos que viven en la ciudad de New York, contra las acciones de numerosos taxistas y de las imprudencias de otros conductores que transitan a alta velocidad.

La falta de protección en materia legal es el otro elemento detrás de la incidencia de accidentes. En la región latinoamericana, países como Argentina, Colombia, Chile y Uruguay cuenta con una normativa que protege al ciclista que circula por la vía pública. En nuestro país, recientemente se puso en vigencia la Ley No. 63-17 sobre Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial.

La reciente ley establece las obligaciones, sanciones y deberes de los conductores y ciclistas que circula en las vías. Además, manda la creación de vías de circulación segura y la construcción de infraestructuras para bicicleta y peatón, con el objetivo de garantizar mayor seguridad [2].

Ciertamente, vamos avanzando. La ley 63-17 nos obliga al uso obligatorio del casco protector, retándonos a dejar atrás excusas como “voy a una esquina”, “es al lado de mi casa” “únicamente montaré en el parque”. Aunque resulta duro de pensar, sabemos que una caída sin casco protector puede significar perder la vida [3].

 

Debemos de concientizarnos como ciclistas, y saber que también tenemos responsabilidades cuando estamos en un paseo o en alguna carrera. La ley es clara en prohibirnos actuaciones y acciones que realizamos muchas veces rodando, tales: como no estar provistos de ropas reflectantes, andar en grupos de más de dos ciclistas en paralelo, sujetarnos de vehículos que se encuentren en movimiento, transitar por túneles, pasos a desnivel y en sentido contrario a la circulación. Algunas de estas violaciones conllevan sanciones de multa que van de uno (1) a tres (3) salarios mínimos [4].

Este es un trabajo de todos y todas (gobierno y sociedad). Como ciclistas debemos de cumplir nuestras responsabilidades, y tratar de crear conciencia en los conductores y en la sociedad. Tenemos la obligación de cumplir lo establecido. Comencemos eliminando nuestras malas prácticas, como salirnos de la vía pública cuando vamos en pelotones, y dar cumplimiento en andar de forma paralela con no más de dos (02) ciclistas. Difundir este mensaje y actuaciones para que no únicamente se cumplan en paseos sino también en carreras y otro tipo de competencias, y así nos cuidamos mutuamente y damos cumplimiento a la Ley.

 

Debemos hacernos eco de la creación de mecanismos especializados y de acciones de educación vial. Como ejemplo de esto deberíamos usar más medios y estrategias para difundir y concientizar sobre la distancia de 1.5 metros entre el ciclista y el vehículo, el uso de la luz delantera, reflectante trasero, llevar prenda reflectante por la noche, entre otros.

Para la difusión de la ley recién creada y el aumento de la conciencia y educación vial, se hace necesario fortalecer la articulación entre los distintos medios de comunicación, las instituciones estatales (Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, Autoridad Metropolitana de transporte (AMET), Ministerio de Deportes y Recreación, los Ayuntamientos y Alcaldías Municipales, Cámara de Diputados, la Policía Nacional, etc.), la Federación Dominicana de Ciclismo (FEDOCI), la Liga De Ciclismo Master Dominicana (LICIMADID), la Liga de Ciclismo Master del Cibao (CIMACI), las distintas Asociaciones de Ciclismo a nivel nacional, Comisiones de ciclismo (MTB, entre otras), clubes, Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y distintos actores clave de la sociedad.

Todo esto con el fin de realizar un llamado al país, partiendo de que los ciclistas, como parte del tránsito, están dentro de los más propensos a sufrir accidentes, sobre todo en países, como el nuestro, donde el cumplimiento de las normas es débil. Seguir concientizando que encima de la bicicleta hay una vida humana, y que los ciclistas hemos salido de nuestro hogar para trasladarnos o simplemente disfrutar de lo que nos gusta. Por tanto, todos y todas estamos llamados a brindar protección, tanto en las vías públicas como en parques o cualquier otro lugar de desplazamiento en bici. Además, hay que insistir en el fiel cumplimiento de las normas que protegen al conductor y al ciclista, y de esta forma entender que también somos responsables de que exista una menor tasa de accidentes de tránsito en ciclistas y mayor protección cuando rodamos en bici.

[1] Las vías públicas suelen dividirse en: i) carril bici para uso exclusivo de bicicletas; ii) el carril bus está reservado a la circulación de autobuses; iii) peatonal es únicamente para viandantes; iiii) el tráfico rodado generalmente para vehículos de motor, aunque pudiera usarse para bicicletas; vía pecuaria es la de uso del ganado trashumante. Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/V%C3%ADa_p%C3%BAblica

[2] Art. 6 numeral 35, Ley No. 63-17 sobre Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial de la República Dominicana. G. O. No. 10875 del 24 de febrero de 2017.

[3] Ídem, Art. 157.

[4] Ídem, Art. 251.

Abogada de profesión; ciclista, corredora y triatleta por pasión.

7 Comments

  1. Robert Núñez Domínguez
    August 8, 2017 - 3:05 am

    Excelente artículo Julia Grosa, muy completo.
    Digno de estar en todos los medios y de consumo para todos los q amamos y practicamos este deporte, sea puro ciclismo de ruta, MTB, o triatletas q’ igualmente entrenamos en las calles.

    Déjame saber si estás interesada en q salga en algunos medios escritos y digitales. Abrazos, Robert Núñez!

    Reply
    • Robert Núñez Domínguez
      August 8, 2017 - 3:06 am

      Gross…disculpa, estos correctores!

      Reply
    • Julia Gross
      August 8, 2017 - 1:00 pm

      Hola, Robert! Claro que puedes difundirlo. Ese es el objetivo, que comencemos a tomar conciencia que es un trabajo de todos y todas. Igual, puedes escribirme a mi celular o mi correo y seguimos en contacto.

      Reply
  2. BKTG...
    August 10, 2017 - 12:00 pm

    “Este es un trabajo de todos y todas (gobierno y sociedad). Como ciclistas debemos de cumplir nuestras responsabilidades, y tratar de crear conciencia en los conductores y en la sociedad”

    Repito.. Es un trabajo de todos.
    Tremendo artículo

    Reply
  3. December 2, 2017 - 2:23 am

    Okay this YouTube video is much improved than last one, this one has pleasant picture feature as well as audio.
    Rexuiz FPS

    Reply
  4. December 10, 2017 - 8:09 pm

    I just couldn’t leave your site prior to suggesting that I actually loved the usual information a person supply for your visitors? Is gonna be again ceaselessly in order to check up on new posts.
    Free XXX Picture Galleries

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *